UNA REFLEXIÓN SOBRE POLICÍAS, SIN LADRONES.

Mtro. Israel Pérez Valencia

 

La vida nunca deja de ofrecer nuevas formas de ver lo que ocurre alrededor. La acelerada y desgastante dinámica que vivimos todos los días, a veces no nos permite darnos una pausa para respirar profundamente y  un tiempo para observar el otro lado de la moneda que existe en todo y todos los que están a nuestro alrededor. Tal vez esa es la razón por la que nos aferramos al prejuicio, que resulta ser un engañoso salvavidas para navegar las duras corrientes de este río que se llama relaciones humanas.

Las vueltas que da la vida y la docencia, llevaron al autor de este artículo hasta la Secretaría de Seguridad Pública del Municipio de Querétaro (SSPM), donde tuve la oportunidad de impartir una clase a policías y administrativos de esa corporación, que estudian la universidad extramuros para obtener el título de Licenciatura en Seguridad Pública por parte de la Universidad del Valle de México Campus Querétaro.

POLICÍAS DE CARNE Y HUESO.

Sin embargo, para todos aquellos que en estos momentos ya estamparon en su mente el típico salón de clase con  un grupo policías, mal encarados y renuentes al conocimiento, lamento decirles que están en un lamentable error. Esta cátedra universitaria me ofreció la posibilidad de observar, y sobre todo escuchar, el otro lado de la moneda en la vida de estos servidores públicos, que en la realidad poco se parece a los clichés que nos muestra la televisión o el cine respecto a esta profesión.

El grupo joven y mixto, mujeres y hombres cuyas edad fluctuaban entre los 24 y los 45 años; varios de ellos llegaban a clase después de haber estado en el gimnasio de la corporación, algunos en sus oficinas o guardias asignadas y otros tantos con el agotamiento que implica haber salido del turno de la noche, por lo que nunca faltó la sincera disculpa hacia el docente por llegar un poco tarde y sobre todo, la permanente sonrisa acompañada de la anécdota infaltable para los compañeros del salón.

En los recesos, los contenidos de la materia se daban un respiro para dar paso al intercambio de experiencias, en el que no solo había la oportunidad de compartir lo bueno y lo malo de la jornada, también alimentaba el vínculo de unión fraternal  que tienen entre ellos. A diferencia de otros empleos, en esta profesión siempre es un gusto ver que el compañero llega sano y salvo después de un día de trabajo.

¿QUÉ PUEDE HABER DENTRO DE UN UNIFORME?

Y es que la labor de un oficial cae en la dicotomía de ser conocida y desconocida por la sociedad al mismo tiempo. Dentro de esos uniformes con botas, placas, armas y fornituras existen de todo tipo de personas, muchas de ellas empeñadas realizar bien su trabajo a pesar de las circunstancias que lastiman su dignidad y hasta su físico. Hay padres de familia que al terminar el turno cuentan con el fuelle para revisar tareas, platicar e incluso jugar fútbol con sus hijos y los otros niños de la colonia donde viven.

Otros que por ejemplo, piden en sus adentros a los dioses del balompié el descenso de los Gallos Blancos del Querétaro, y no porque haya un rencor al equipo local o falte amor a la ciudad y la camiseta, sino porque saben que si son asignados al estadio, serán los responsables de poner en orden a una horda de vándalos irracionales, que ahogados en cerveza y disfrazados de aficionados, golpean a la gente que está a su alrededor, a la porra visitante, roban los comercios aledaños y  agreden a la policía con insultos, palos y piedras, a sabiendas de que si son detenidos ni siquiera irán a la cárcel porque cuentan con el dinero para pagar la sanción administrativa y que además no pierden la oportunidad de denunciar atropellos “a sus derechos humanos” cuando fueron detenidos. El pan amargo de cada quince días.

LA CAPACITACIÓN, UNA NECESIDAD.

 Unos, que lejos de lo que piensa la ciudadanía, e incluso muchos de sus jefes, manifiestan la necesidad más capacitación, en áreas como Calidad en el Servicio, Relaciones Interpersonales, Derechos Humanos, Investigación Criminal, Ética Profesional, Herramientas Computacionales, Ortografía e Inglés; porque están conscientes de la imagen pública que les han heredado las infaltables “manzanas podridas”, esos malos elementos que enturbian el trabajo, su entorno y que por su ignorancia, irresponsabilidad e individualismo han degradado sin querer queriendo a la corporación y la percepción de la ciudadanía.

Otros que en la charla informal manifiestan su preocupación de que los perros policías que los acompañan estén bien alimentados, atendidos y entrenados, porque para ellos como policías, los caninos son oficiales, amigos y leales compañeros de trabajo.

Unos que le apuestan a ser el ejemplo de sus hijos, mostrarles que para estudiar no hay edades y que el trabajo diario nunca será un obstáculo o un pretexto para aspirar a un título universitario; que ponen mucha atención a sus errores e incluso, exigen explicaciones al docente por la calificación asignada.

Unos que a pesar de su juventud, asumen la responsabilidad de orientar a la sociedad sobre su comportamiento y subrayar, hasta a los abogados, las implicaciones de haber violado la ley.

Todos esos policías existen, son de carne y hueso y conviven con nosotros en una sociedad que pocas veces se da el tiempo para ver el otro lado de su historia, sus filias y sus fobias. Una sociedad empeñada en ver solo lo blanco y lo negro, dejando a un lado la inmensa tonalidad de grises que se generan al combinarlos cuando nos referimos a  servidores públicos que intentan cada día dignificar su profesión.

About these ads

2 Comentarios

  1. ALGUIEN SABE LO QUE ES SALIR Y LABORAR CON LA METALIDAD DE SERVIR A LA CIUDADANIA EN LO QUE MÁS SE PUEDA, PORQUE ASÍ FUIMOS EDUCADOS Y ASÍ DECIDIMOS VIVIR(SERVIR),PORQUE ES NUESTRA CONVICCIÓN, AÚN Y LAS GRANDES CARENCIAS PARA ELLO. Y CON UNA INQUIETUD QUE NO SE RETIRA CADA DÍA LABORAL: ” LLEGARE A CASA, ” Y EL GRAN DESEO DE VOLVER A VER A LOS HIJOS, ESPOSA, PADRES, HERMANOS Y AMIGOS.
    Y EL RECIBIR EL PAN DE CADA DÍA DE PARTE DE LA CIUDADANIA, INSULTOS, GRITOS, DISCRIMINACIÓN Y A VECES AGRESIÓNES FISICAS. POR QUE LA IMAGEN DEL SERVIDOR PÚBLICO VESTIDO DE AZUL ESTA TAN DESGASTADA Y SATANIZADA…….. PERO ES PARTE DESGRACIADAMENTE DE ESTA PROFESIÓN. SANANDO HERIDAS AL VER UNA SONRISA DE UN NIÑO Y RECIBIR SU SALUDO ES UN GRAN MOTIVANTE PARA VOLVER A SALIR Y EXPONER LA VIDA NUEVAMENTE

  2. ES GRATIFICANTE SABER QUE HAY QUIEN VALORA EL ESFUERZO Y LA PROFESION DEL POLICIA, NO CUALQUIERA TIENE LA CAPACIDAD DE VER AL HUMANO QUE ESTA DETRAS DE EL UNIFORME, SOBRE TODO QUE NO JUZGE COMO TODAS LAS PERSONAS LO HACEN SIN SABER EL RIESGO QUE CORRE QUIEN PORTA EL UNIFORME, EL HECHO DE ARRIESGAR SU VIDA Y SACRIFICAR EL TIEMPO DE SU FAMILIA POR LA CIUDADANIA DE QUIEN SOLO RECIBE CRITICAS E INSULTOS. ESTE TIPO DE COMENTARIOS NOS ALIENTAN PARA CONTINUAR CON ESTA DIFICIL Y DELICADA TAREA.

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s