7 DE JUNIO, DÍA DE LA ‘LIBERTAD’ DE PRENSA EN MÉXICO.

07061951

Mtro. Israel Pérez Valencia

El 7 de junio de 1951, el entonces presidente de México, Miguel Alemán Valdés, instituyó esa fecha como el Día de la Libertad de Prensa. En teoría, el objetivo del gobierno federal ‘era reconocer la ardua labor de los periodistas y medios de comunicación de todo el país’.

Dicen las memorias del evento que Rodrigo del Llano, entonces director del periódico Excélsior, pronunció un discurso en el que casi al borde de las lágrimas aseguraba: “México pone ejemplo de un periodismo sin más restricciones que las impuestas por la ley; de un país exento de presos políticos, de periodistas expatriados o perseguidos, libre de enconos y atropellos flagrantes. ¡Cuán distintas son estas características de gobierno, comparadas con el puño frío e implacable de las dictaduras!”

A365-mediosLa prensa, sumisión ante el gobierno.

Este discurso, que fue aplaudido por el presidente Alemán y los demás asistentes, dejó entrever el significado real de la conmemoración; se trataba de un acto protocolario para dejar en claro el control del estado sobre los periodistas y medios de comunicación; comenzaba así una relación sumisa y de negocios en la que poco o nada tenía que ver la ‘libertad de prensa’.

La idea del presidente Alemán de establecer el Día de la Libertad de Prensa no fue una mera ocurrencia; el desarrollo de los medios de comunicación, a partir de los años cincuenta, fue vertiginoso; la televisión y la radio comenzaron a tener una gran influencia en la población por su creciente cobertura y programación, mientras que la prensa de nivel nacional fue adquirida por exitosos empresarios vinculados con el gobierno, que la convirtieron en el negocio que es ahora.

Fue a partir de los cincuenta que el gobierno, en sus distintas instancias, se convirtió en el principal patrocinador y anunciante de los medios de comunicación en todo el país, primero para ejecutar la política de comunicación social que difundiera el proyecto modernizador del presidente Alemán, y segundo, porque la aportación económica a los medios garantizaba un control informativo, en el que todas aquellas noticias que incomodaran al régimen eran censuradas; y aunque hubo periodistas que intentaron cuestionar al gobierno éstos fueron inmediatamente silenciados, ya fuera muertos, golpeados, exiliados o despedidos; se creó en todo el país un servicio,  ofrecido por los medios de comunicación, de ‘periodismo a la carta’ con el gobierno en turno, donde la entrevista a modo y la transmisión del boletín oficial, son base de los noticiarios y de los periódicos.

 

9E349663-6946-4035-BB42-F36F16CBFAED_w974_n_s¿Dónde está entonces la libertad de prensa?

Lo iniciado en el gobierno de Miguel Alemán no se diferencia mucho de lo que se vive actualmente. Los medios de comunicación de todo el país, salvo contadas excepciones, dependen casi en su totalidad del patrocinio del gobierno, tanto a nivel local como nacional, y la información que se difunde está condicionada a la aprobación del sensor gubernamental y de los propios dueños de los medios de comunicación, quienes simplemente practican la autocensura para no meterse en problemas.

¿Dónde queda entonces la libertad de prensa? El panorama informativo en México deambula entre la circunstancia económica de los dueños y la responsabilidad de informar a la población por parte de los periodistas, por lo que hablar de ‘libertad’ se ha convertido en un dilema que pocos o casi nadie quiere debatir.

El 7 de junio, debe convertirse entonces en el pretexto perfecto para que los periodistas hagan una profunda reflexión sobre su trabajo y profesionalismo. Por desgracia en nuestro país, sobre todo a nivel local, existen reporteros que dejan a un lado las necesidades informativas de la sociedad para ofrecer insulsas entrevistas banqueteras, notas ‘chacaleadas’, los boletines oficiales y convertir los accidentes o desastres en shows amarillistas para provocar un escandaloso impacto mediático en el televidente, radioescucha o lector.

La libertad de prensa, será una realidad cuando los medios de comunicación asuman que la sociedad tiene la necesidad permanente de información útil que va mucho más allá de los gobiernos o sus incomodidades, y que para encontrarla, se requieren periodistas más profesionales, preparados, observadores de su entorno social y que sean capaces de desprenderse, al menos por un rato, de la ubre informativa oficial.

Ahí sí podremos hablar una verdadera libertad de prensa, solo así se tendrá la dignidad de conmemorar un ‘Día de la Libertad de Prensa’.

@mediando2013

@israelpv73

Fuente: Carmona, Doralicia (2010) Es establecido el Día de la Libertad de Prensa. Página de Internet Memoria Política de México del Instituto Nacional de Estudios Políticos, A.C. Disponible en: http://www.memoriapoliticademexico.org/Efemerides/6/07061951.HTML Fecha de consulta: 6 de junio de 2013

About these ads

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s