Cuba: el bastión de la estrella solitaria

Por: Dalia Banda Flores
Docente de la carrera de Ciencias de la Comunicación Universidad Cuauhtémoc campus Querétaro. 

Cuba libre, referente imprescindible de emancipación campesina, representa la objetivación de ideales revolucionarios en pos de un sistema socialista. En consecuencia, la isla es centro receptor de múltiples ataques procedentes de estados con políticas económicas neoliberales El bloqueo económico impuesto por Estados Unidos a esta nación soberana, representa la discrepancia ideológica entre ambos mundos.

En este tenor, transmitir una opinión construida desde la simple percepción o a partir de las sensaciones que, como visitante extranjera, provoca caminar en territorio cubano, es una iniciativa insuficiente. Por otro lado, académicamente se requiere de un esfuerzo intelectual que trascienda los marcos interpretativos en permanente dicotomía, socialismo/ capitalismo, para comprender la problemática de la actual Cuba.

20160501_133833

?

Resulta un imperativo profundizar en la cultura, el sistema económico, la ideología política y demás fenómenos que actualmente se manifiestan como un mosaico interminable de expresiones cubanas complejas. El reto es construir objetos de estudio acordes a las nuevas realidades de la sociedad cubana, así como alternativas teóricas desde las diversas disciplinas de las Ciencias Sociales.

No es ocioso mencionar que cualquier intento genuino por analizar la complejidad actual de este país, difícilmente estará  exento de la tendencia académica impuesta por la literatura marxista de aquella época. Es decir que, en su mayoría, los enfoques, las teorías y los conceptos que explican la realidad cubana, corresponden a la escuela crítica. El paradigma occidental aplicado en las universidades durante las grandes revoluciones, fue respuesta al fenómeno social de aquél momento histórico, sin embargo, actualmente no explica la síntesis conflictiva de los diversos mundos coexistiendo en territorio cubano.

Lo que en el presente texto se expresa, son algunas ideas que posiblemente coadyuven en la construcción de nuevas directrices para analizar la situación del mencionado país socialista, a partir de la experiencia subjetiva.

20160501_165050En primera instancia, es necesario emprender un viaje al pasado, concretamente seis décadas, para vislumbrar un paisaje que, desde una perspectiva utópica, luce glorioso; contrario a la mirada de aquellos integrados, innovadores o emprendedores, para quienes más bien resulta arcaico. En el sentido metafórico de Umberto Eco, conviene que los apocalípticos juzguen con su propia lente, una vez que suban a la máquina del tiempo y aprecien esta escena surrealista digna de película antigua en tiempos de globalización: un grupo de trece curiosos y entusiasmados varones alrededor de un hombre sentado sobre una silla vieja en el exterior de un decadente edificio de la Habana, sostiene un celular mientras el resto, que se encuentra de pie, le rodea admirando con la inocencia de un niño aquél artefacto tecnológico. Se trata de una escena inconcebible y retadora para los posmodernos, quienes aseguran la desconexión humana y el individualismo a raíz de las innovaciones tecnológicas y el exacerbado consumismo. En este caso, la fórmula teórica posmoderna no aplica en el contexto cubano, un país bloqueado, que quedó como suspendido en el tiempo…

Basta con andar un poco las calles de la Habana para descubrir la riqueza cultural de este pueblo, cualquier ocasión es pretexto para mover el cuerpo al ritmo del son, no es atípico escuchar repetidamente las canciones de Compay segundo, Buena Vista Social Club o Víctor Jara, sobre todo Guantanamera, Lágrimas negras y Comandante Che Guevara. Es una práctica ordinaria de cubanos, detenerse un rato para bailar rumba en las plazas públicas o afuera de los locales establecidos para el turismo. Llama la atención la cantidad de nacionales que se dedican a la música, no sorprende en sí que eligieran la profesión pues se sabe que el gobierno promueve la educación artística, lo extraordinario es que músicos del conservatorio e intérpretes de la rumba callejera, se disputan los espacios comerciales, restaurantes y bares para recibir las propinas del turismo, siendo éstas su única ganancia. La situación expuesta genera cierta dependencia externa que, a la vez, provoca un serio malestar entre los mismos cubanos.  En esta misma lógica, muchos cubanos recurren a la prostitución, convirtiéndose en un problema de salud pública.

20160501_134210

?

Ser cubano es actuar diferentes roles, se necesita vivir del invento para subsistir cada día, esta condición acrecienta la creatividad, y en el peor de los casos, facilita la estafa. La doble moneda es el pretexto ideal para engañar al turista y ganarse fácilmente algunos pesos convertibles (CUC). La cacería de turistas es una práctica cotidiana, algunos utilizan la victimización como recurso para enganchar al turista, llevarle a lugares donde les ofrecen una pequeña comisión o para estafarle. A pesar de lo relatado, en su mayoría, la gente es educada, culta y preparada profesionalmente, pero sin posibilidades de ejercer laboralmente debido al problema económico que enfrenta su país. En todo el país se ofrece educación gratuita, el cubano tiene la posibilidad de estudiar cuanto desee, sin embargo, no existe campo laboral para el desarrollo, por lo que se ven obligados a trabajar en el rubro de servicios dirigidos al turismo o como empleados del gobierno.

La historia oficial dictada en las escuelas de educación básica, culmina con el triunfo de la revolución cubana, posterior a este emblemático día solamente se leen puntos suspensivos… al parecer los cubanos se quedaron congelados en la mágica fecha de 1959. Fidel, el protagonista de una hazaña grandiosa, se convirtió en un héroe gracias a su carisma y pasión para combatir al imperialismo yanqui. Sin embargo, actualmente se le juzga como un tirano, que desde una posición privilegiada, mantiene el poderío de la familia Castro y utiliza estrategias totalitarias para hacer vigente y legítimo su gobierno. En otras palabras, en Cuba se vislumbra un mítico marxismo dilapidado.

En cuanto a vivienda, las edificaciones distribuidas por el estado socialista posterior a la guerra, se encuentran en total decadencia, la restauración es imposible puesto que jamás se propició una cultura del cuidado, así que muchos edificios pueden colapsar. Además, las personas que las habitan se mantienen en condiciones de hacinamiento. Los automóviles viejos que adornan el paisaje urbano, están en mejores condiciones porque el mantenimiento es asunto de los particulares. Los cubanos son excelentes mecánicos puesto que en su país sólo es posible adquirir un automóvil si sus progenitores lo heredan, de otra manera es inalcanzable. Es preciso mencionar que un automóvil, una vez que fue usado por la burocracia o que funcionó como taxi del gobierno, se ofrece en venta por unos 45,000 USD. En el caso de los taxis, bici taxis, animales de carga, viviendas, etc., todo, absolutamente todo, pertenece al gobierno. No obstante, quien mantenga estos bienes bajo su resguardo debe de pagar los respectivos impuestos. Resulta escandaloso que se castigue con cárcel a quien sacrifique una res para comérsela sin autorización gubernamental. Al final, en el socialismo de los Castro, nada es de nadie… o quizá todo es de una familia.

IMG_7710
En el ambiente se respira molestia, inconformidad y cierta sensación de asfixia por falta de libertad,  en las calles o casas particulares nunca faltará más de algún cubano expresando su malestar en contra de Fidel y el socialismo. Las criticas provienen tanto de los desempleados como de la gente que es económicamente activa, como taxistas, meseros, arrendadores, músicos, funcionarios, guías de turistas, al igual que de los estudiantes. Cabe mencionar que, en su mayoría, la gente cubana obtuvo formación técnica o universitaria, sin embargo, temas sobre movimientos sociales, feminismo, apertura sexual, artes, etc., que estuvieran en contra del castrismo fueron censurados en las instituciones.

La prensa nacional es controlada por el estado totalitario. Los medios informativos, aunque son gratuitos, como es el caso de la tv pública con marcada tendencia de izquierda, muestran realidades de índole internacional pero censuran acontecimientos locales y nacionales. La libertad de expresión  está completamente vedada, solamente es posible escribir literatura de ficción tipo novelas, es decir, nada que comprometa el funcionamiento del sistema socialista. Es impresionante la entereza y dignidad con la que se mueven los cubanos en su territorio a pesar de estar controlados y ser observados permanentemente por los integrantes de las CDR, un mecanismo de vigilancia implementado por el estado con la finalidad de detectar a quienes se expresan en contra del socialismo. Los nacionales especulan respecto al futuro, creen que los Castro preparan una estrategia para conservarse en el poder, imaginan a un nieto de Raúl Castro como sucesor. Se percibe la indignación cuando refieren a la familia Castro disfrutando de un estilo de vida capitalista en medio de grandes yates y cruceros.

Por otro lado, la alimentación del cubano es escasa, se consumen únicamente productos nacionales y de temporada y comida criolla que consiste en arroz con frijoles. La producción agroalimentaria es insuficiente, basta con observar la gran cantidad de hectáreas en desuso. La distribución es controlada por las cooperativas comunitarias de producción agropecuaria, así que está estrictamente prohibido  emprender por cuenta propia un negocio para la venta de excedentes en otras localidades, incluso es motivo de encarcelamiento. El monopolio Ciego Montero concentra el mercado de bebidas embotelladas, no existe libre competencia. El ron se vende a granel y en versión individual, su presentación simula a una cajita de jugo que hasta los niños consumen por su bajo costo y fácil adquisición.

El salario mínimo es de 17 a 20 dólares mensuales. Los nacionales deben de cumplir oportunamente con el pago de sus impuestos, por cierto cantidades nada razonables, así  que el crecimiento de auto empleos clandestinos es impresionante. Ejemplos de ello son las familias que rentan cuartos de sus casas particulares a los turistas, los que hacen de taxista sin permiso del gobierno, los intermediarios que llevan clientes a los restaurantes, o los mismos funcionarios corruptos e inspectores del estado que se prestan para la venta clandestina de tabaco. Su propio aparato de poder está gastado. Mientras tanto, quienes se dedican a la milicia tienen una mejor calidad de vida, son además los seguidores del castrismo que ya no luchan precisamente por una mítica revolución sino para mantener sus privilegios. La realidad es que la población mayoritariamente se muestra inconforme.

La decadencia es un elemento central del paisaje: museos, casonas, edificios gubernamentales, hoteles, etc., son ejemplo de la casi nula inversión en infraestructura. Para tener una idea más clara, el Capitolio cerró sus puertas hace cinco años debido a la restauración y se proyecta la apertura hasta el año 2018. Lo mismo sucede con otros edificios como el Museo de Bellas Artes.

En el otro polo, se encuentra el resort de Cuba, las playas de Varadero, una península de  grandes hoteles construidos con inversión extranjera. Supuestamente las ganancias para Cuba son del 51% y conservan sus derechos sobre el territorio, pero los hoteles extranjeros poseen las mejores playas y, aunque no son privadas, el acceso es casi imposible para los cubanos. Varadero vende cabaret y vida nocturna para el turismo.

IMG_7775La gran pregunta, si no hay restauración, si la gente está sobreviviendo, tampoco se invierte en agricultura, entonces… ¿dónde está el dinero del turismo y de tantos impuestos? Es evidente que se carece de un sistema de transparencia que regule la utilización de los recursos y de la riqueza nacional.

Después de lo narrado, ¿podríamos hablar de una dictadura al estilo socialista?, en efecto sí. Cuba es una sociedad que enfrenta la catástrofe económica de un modelo que fracasó.
Los ideales de la revolución no se aplicaron adecuadamente, pareciera que se trató  más que nada de un pueblo enardecido y crédulo inspirado en un líder carismático. La caridad soviética, con su subsidio, generó  una dependencia rusa del 40 % del producto  interno bruto. Después del cobijo soviético, devino la decadencia junto con el lema “socialismo o muerte”. Cuba, hoy parece una nación socialista y “soberana” que se corrompió desde adentro sin intervención extranjera. El enemigo se volcó hacia sí mismo, la gente comienza a perecer de hambre, insatisfacción, asfixia, alcoholismo, prostitución.

El modelo político de la República Socialista perdió legitimidad ante una mayoría inconforme. El mismo pueblo que vivió la época de oro cuando la URSS proveía de todos los recursos y no era necesario trabajar, actualmente es un pueblo desencantado, recibiendo dádivas de un gobierno autoritario, totalitario, ensimismado en sus ideales. El patriotismo y paternalismo de Fidel coartaron toda posibilidad de alternativas económicas cuando no era necesario abrirse a una democracia liberal y a una economía de mercado. La salida más certera consistía en una reforma a la Constitución y en la promoción de elecciones periódicas en el marco de una nación democrática. Ante este panorama, algunos cubanos concluyen que la apertura de  inversión extranjera regulada por un estado democrático sería una solución a su  problema económico.

che

 

 

 

 

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s