Artículo de opinión.

 

¿Sabemos lo que hacemos?

 

Mtra. Brenda Romero González.

 Docente de la Facultad de Ciencias Políticas y Sociales.

Universidad Autónoma de Querétaro.

 

En las múltiples actividades que puede realizar un comunicólogo, está el que se desarrolle en áreas como los medios, la publicidad, el periodismo, la comunicación organizacional y social.

Dentro de todas esas ramas puede buscar la especialización de una o varias formas para llevarlas a cabo. Por ejemplo, si se va por el lado de la comunicación organizacional, el saber y ejecutar estrategias que realmente permitan que una organización se mantenga en un ambiente laboral adecuado o por ejemplo si quiere hacer radio, ser un gran editor, un muy buen conductor, propositivo y no caduco o también se pueden hacer las dos cosas y éstas se pueden sumar a otras especializaciones, como por ejemplo ser además un articulista y aplicarse en el periodismo.

Lo que puede desempeñar profesionalmente un comunicólogo es amplio, pero ¿De qué forma lo hace? ¿Realmente lo sabe hacer?

Si la respuesta es positiva, excelente, pero si es negativa, posiblemente el desarrollo del trabajo sea mediocre. Como un caso cercano y que tiene que ver con mi especialización, la fotografía:

Le impartí un curso de fotografía periodística a egresados universitarios de comunicación y periodismo, quienes ejercen un trabajo fotográfico para algunos medios impresos, pero que dicen, les falta capacitación, -yo me supongo que por eso los conocí- “el gremio del fotoperiodismo se caracteriza por su improvisación en el trabajo, la indisciplina y una escasa cultura general. Esto les impide desarrollar proyectos fotográficos de largo aliento” (Castellanos Ulises, 2004:9).

No sé  si están realizando este trabajo porque no había otro o porque les guste. Esto sucede muy a menudo sobre todo cuando es un recién egresado, éste trabaja a veces en un área que a lo mejor no le late. Sin embargo no se debe de perder la posibilidad de aprender y sobre todo de ganar experiencia y especialización.

En una de las lecciones del curso me causaron curiosidad varios puntos en los cuales describían cómo llevaban a cabo su labor fotográfica, y en donde me di cuenta que les faltaban conocimientos básicos para desempeñar un trabajo que vienen realizando desde que egresaron. Lo que me comentaron fue lo siguiente:

Trabajan con “automático”  

Si bien es cierto el automático es para quienes desean sacar una foto de registro y ya, posiblemente sea una muy buena escena, y quien la toma no necesariamente tiene que estar interesado en la materia y ni siquiera en saber manejar más su cámara.

Es la típica foto de amigos, de “estoy aquí y estoy allá”. Pero en el caso de personas que se encuentran en el medio y siguen utilizando para todo el automático ya es más grave, porque se supone debes considerar más posibilidades técnicas para sacar una foto. Sobre todo porque su empresa les proporciona una cámara con características profesionales, entonces si van a usar automático,  pueden ocupar una más sencilla de menor costo y ahorrar recursos.

No explotan al 100 % las técnicas de flash:  

En el punto anterior hablaba sobre uso del automático en una cámara fotográfica y esto implica que cuando se trabaja en condiciones de poca luz o interiores, pues la cámara activa el flash y  no lo hace cuando se fotografía en exteriores. Pero existen otras posibilidades de usar el flash para la toma fotográfica:

Flash activado: Se activa en cualquier condición de luz. 

Si los fotógrafos trabajan en exteriores iluminación de las 12:00  del día y usan el automático entonces pierden la posibilidad de rellenar sombras antiestéticas si retratan personas o  rebotar un contra luz, que en esos momentos no necesitas. Es importante conocer el alcance del flash, porque no es por arte de magia que todos van a responder de la misma forma y es ahí donde te das cuenta el tipo de equipo que vas requiriendo.

Flash cancelado o desactivado.

Se trabaja con luz ambiente. Esta función es importantísima, para cuando tomen fotos en museos, iglesias, conciertos o eventos donde no se permite el uso del flash. Para complementar está función se deben considerar otros aspectos que mencionaré más adelante.

Flash automático con reducción de ojos rojos.

Aquí se recomienda sujetar la cámara con firmeza y el modelo no debe moverse. Sacar la foto de manera ligeramente lateral.

Flash lento. 

Es un destello automático combinado con una velocidad de obturación lenta. Captura al modelo y el fondo en condiciones nocturnas. Si sacan la foto en automático lo que va a pasar es que el primer plano se ilumina, pero lo de atrás que queremos que también salga bien expuesto se va a obtener obscuro. Hay que usar tripié o una base firme porque se trabaja con una velocidad de obturación lenta para el fondo, lo que está al principio puede llegar a quedar congelado si está en movimiento, por el efecto del flash. De nuevo hay que checar la potencia del flash.

Es importante explorar en donde están todas estas funciones del flash según el tipo de cámara, incluso las cámaras más sencillas las tienen y lo más importante, si las conocemos, debemos emplearlas.

Todas estas funciones del flash las pusieron en práctica los fotógrafos del curso mencionado y esto lo sé, porque a la siguiente clase me comentaron que cubrieron eventos con todo lo visto. 

No utilizan el ISO y el white balance.

Esto es un tema demasiado extenso, pero estas dos funciones son el complemento para sacar una fotografía, con el flash desactivado, sin usar automático y empleando luz ambiente, tenue o en interiores donde no se puede usar flash, y que muchas veces da más riqueza al tema de la fotografía que la iluminación del flash.

Este tema se tendrá que extender para otra ocasión, por lo pronto ojalá les quede la curiosidad por saber de éste e investiguen.

El tipo de fotografía que hacen es de sociales.

“La fotografía de sociales es usada como ilustración. Retrata a las clases altas, lo que les brinda estatus. Para los medios, este género representa una ganancia. En la mayoría de los medios existen fotógrafos asignados”. (Cruz en Castellanos, 2004:78) esta línea de fotografía es muy usada por los medios locales, y es algo normal y necesario para las empresas periodísticas pero, es un género donde se llegan a encasillar los fotógrafos.

Por otro lado  hay que recalcar que si se dicen fotógrafos de prensa, es vital que sepan la existencia y apliquen más géneros del fotoperiodismo, -que por cierto, me di cuenta que las personas que tomaron el curso no los conocen-. Vamos, si se aplica otro tipo de género, lo más que puede pasar es que no se los acepten y ya, pero de alguna forma ya lo hicieron y les queda esa satisfacción. Igual y lo presentan en otro lugar, donde lo valoren.

Los géneros de la fotografía de prensa no están establecidos, varían según el país y la experiencia de los fotorreporteros. En el caso de México están Ulises Castellanos, Marco Antonio Cruz, Ernesto Ramírez entre otros, todos desenvueltos en medios, como La Jornada, Proceso, El Universal, etc. Ellos sugieren los siguientes tipos en general para hacer fotografía de prensa: la fotonoticia, de retrato, deportiva, nota roja, el reportaje, documental, paisaje urbano, cotidiana, en fin, hay muchos más.

El conocimiento para hacer un trabajo fotográfico periodístico es extenso, y  en lo que yo vi, se carece de los conocimientos por lo menos básicos para componer una fotografía llamada de prensa, sea del género que sea: “Los fotorreporteros deben foguearse, contar con una sólida formación estética, deben estar comprometidos con su sociedad. Además deben dominar las herramientas técnicas para su labor, y previamente deben haber fortalecido su bagaje informativo y su cultura. Deben ser sensibles ante lo que miran, comprenderlo. Su trabajo debe estar regido por la ética y el sentido de la oportunidad.” (Castellanos Ulises, 2004: 128).

Por último seamos responsables del trabajo que vayamos a desempeñar, en cualquier área, pensando primero en nuestro bienestar y proyección profesional.

Bibliografía: 

Castellanos, Ulises. 2004. Manual de fotoperiodismo. Retos y soluciones.  Editorial Universidad Iberoamericana. DF México.

Cruz, Marco Antonio en Castellanos, Ulises. Manual de fotoperiodismo. Retos y soluciones.  Editorial Universidad Iberoamericana. DF México.

Hedgecoe, John. 2001. El nuevo libro de la fotografía. Editorial Blume. España.

Anuncios