Insectos comestibles: nutritivos y de buen sabor

Por Israel Pérez Valencia (Agencia Informativa Conacyt).- Con la finalidad de promover la entomofagia (consumo de insectos), la Universidad Autónoma de Querétaro (UAQ), a través del Centro Académico de Desarrollo e Innovación de Productos (Caidep), presentó SanChap, pan horneado gourmet elaborado con harina de chapulín. Más información aquí–

 

Anuncios

EL TERREMOTO DE 1985, CUANDO NACIÓ LA SOCIEDAD CIVIL

Mtro. Israel Pérez Valencia

Era el 19 de septiembre de 1985. Mi hermana y yo teníamos pocos días de haber ingresado a la secundaria 7 ubicada a una cuadra de la avenida 20 de Noviembre, que lleva al zócalo de la Ciudad de México, y al edificio de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público (SHCP), donde trabajaba mi madre.

EL TERREMOTO, TAN SOLO UN MINUTO Y MEDIO.

Pasaron un poco más de 19 minutos después de las siete de la mañana, cuando de repente  en medio del pánico, estudiantes y maestros nos vimos en el centro de uno de los terremotos más devastadores en la historia de México. En el minuto y medio más largo de nuestras vidas conocimos la soledad que da el miedo de sentirse atrapado, meciéndose de un lado a otro sin control, además de observar cómo el  patio de la secundaria se llenaba de pedazos de concreto y vidrios de los edificios aledaños en medio de los gritos y la histeria colectiva.

Cuando terminó el sismo dio paso al pandemónium. Todos corrimos despavoridos de la escuela para encontrarnos un escenario digno del apocalipsis: edificios destruidos, incendios, automóviles aplastados, muertos en las aceras y cientos de personas corriendo y gritando por las calles, entre ellas mi madre, que milagrosamente alcanzó a ver entre la multitud a sus hijos, que caminábamos de la mano como zombies sin dar crédito a lo que veían nuestros ojos.

Mi historia es otra de las muchas que dan paso al doloroso recuerdo de una de las tragedias más significativas en la historia de nuestro país y si seguimos escarbando en la memoria colectiva, recordaremos a los más de veinte mil muertos que manejan las cifras no oficiales, los miles de damnificados, las 70 mil estructuras, entre casas y edificios, que resultaron afectadas y sobre todo, la parsimonia del gobierno de Miguel de la Madrid Hurtado, entonces presidente de México, que desentendido e inútil se quedó impávido y carente de reacción  ante la tragedia.

EL TERREMOTO, CUANDO NACIÓ LA SOCIEDAD CIVIL.

Pero también es importante reconocer que de todo lo que pasa en la vida se rescata algo valioso. Entre los escombros y varillas retorcidas; el olor a muerte y desesperanza, fuimos testigos del milagroso recate de bebés con vida del destruido Hospital Juárez y el nacimiento de un ente que cambió radicalmente las dimensiones de la tragedia: la sociedad civil organizada, que en un ejercicio puro y genuino mostró lo mejor de su espíritu solidario y organizó las brigadas que, cubeta en mano, rescataron a muchos de los sobrevivientes atrapados entre los escombros ante la mirada atónita, pero indiferente, de policías y soldados que tenía órdenes de no internvenir y limitarse a patrullar la zona de desatre “para evitar el pillaje”.

En ese momento, los ciudadanos se dieron cuenta de la fuerza  que pueden generar cuando se organizan; fueron testigos de cómo un Estado que no responde a las expectativas pierde su papel y se hace pequeño. Así, las calles se llenaron de amas de casa, obreros, estudiantes y empleados organizando brigadas de rescate,  cocinas populares y estanquillos de primeros auxilios que ayudaban a todo el que se acercara. Tiempo después, los damnificados se organizarían también en asambleas de barrios, que hicieron más fuerza para exigir los apoyos gubernamentales para la reconstrucción o reubicación de sus viviendas. Todo esto, gracias al nacimiento, en medio de la destrucción, de la sociedad civil.

¿PARA QUÉ SIRVE LA SOCIEDAD CIVIL?

En 1985, miles de ciudadanos abrieron  los ojos y se dieron cuenta del gran error que significa dejar todas las respuestas en manos de un gobierno. Ojalá que el recuerdo de esa sociedad civil de pie a que las nuevas generaciones se organicen y busquen formas de influir en el entorno en el que viven, en vez de esperar a que el gobierno solucione todos los problemas que ahora nos afectan o de hacer simplemente una manifestación pública de desacuerdo e inconformidad.

El legado que dejó la sociedad civil organizada de 1985 ahí está y quedará por siempre en la memoria de los mexicanos; corresponde a las generaciones actuales recogerlo, imitarlo y sobre todo no olvidarlo, pues es la gran muestra de que el pueblo unido jamás será vencido.

Ya lo decía el gran Jim Morrison: “They have the guns but, we have the number…”

COLUMNA CONEXIÓN UNIVERSITARIA.

LA EXTORSIÓN TELEFÓNICA, UN DELITO ANÓNIMO Y ANGUSTIANTE.

Mtro. Israel Pérez Valencia.

La delincuencia en México se ha diversificado en los últimos años. Una de sus modalidades es la extorsión telefónica, con la que los grupos criminales han ido ampliando sus actividades ilícitas que les garanticen obtener ganancias económicas a costa de una ciudadanía, que en la mayoría de los casos, se encuentra totalmente desprevenida y en la posibilidad constante de ser las próximas víctimas de estos delincuentes.

 De acuerdo a información proporcionada por la Procuraduría General de Justicia del Estado de Querétaro (PGJEQ) en el 2009 la delincuencia obtuvo ganancias por más de 2.5 millones de pesos a través del delito de la extorsión telefónica, eso sin contar las pérdidas de muchos ciudadanos del  crédito de sus teléfonos móviles por esta misma actividad.

 LA EXTORSIÓN TELEFÓNICA, UN DELITO ANGUSTIANTE.

 A este respecto, la PGJEQ explica cuáles son  las modalidades más comunes de extorsión telefónica:

1. FAMILIAR SECUESTRADO. La potencial víctima recibe una llamada en su teléfono celular o residencial, en la que una persona -puede ser una grabación- pide ayuda a gritos porque la tienen ‘secuestrada’, inmediatamente el delincuente toma el teléfono y hace creer a la víctima que la persona ‘secuestrada’ es su familiar, exigiéndole la entrega de una cantidad de dinero como rescate, y amenazando con hacerle daño en caso de que no se realice el depósito.

2. AMENAZA DE SECUESTRO U OTRO DAÑO. El delincuente, también a través de una llamada telefónica, asegura tener vigilada a toda la familia de la potencial víctima, o bien, tener conocimiento de que desde el número al que está marcando se realizaron reportes o denuncias anónimas, relacionadas con la ‘operación del grupo’ (venta de drogas o armas, secuestros, etc.), y estar decidido a causarle un daño muy grave en cualquier momento, a menos que acceda a depositar una considerable suma de dinero, a cambio de lo cual le ofrece no volver a molestarle, o incluso brindarle ‘protección y seguridad’. En esta modalidad, el delincuente generalmente dice formar parte o ser ‘el comandante’, de algún conocido grupo de la delincuencia organizada, tal como los zetas, la familia michoacana u otro cártel.

3. FAMILIAR DETENIDO. Esta modalidad, que se podría considerar mixta, es una de las más frecuentes últimamente. Consiste en que el delincuente llama a la potencial víctima presentándose como un familiar -generalmente ‘el sobrino consentido’-, que viene de visita desde Estados Unidos y pasará al día siguiente a saludarla y dejarle unos ‘regalos’; comúnmente esta llamada causa tal sorpresa a la víctima, que sin darse cuenta puede proporcionar más información, la cual con posterioridad será utilizada en su contra; al día siguiente o unas horas después, el delincuente vuelve a llamar y dice que está detenido, ya sea en la aduana del aeropuerto o en un retén policiaco en la carretera, dado que traía más efectivo del que debería traer; comunica a la víctima con un supuesto comandante, quien le exige dinero a cambio de liberar a su familiar, instruyéndole para que deposite; es posible que, a fin de obtener más dinero, le hagan creer que también le encontraron armas o droga.

 

4. GANADOR DE PREMIO. En esta modalidad, la potencial víctima recibe en su teléfono celular un mensaje de texto diciéndole que en el sorteo efectuado por alguna fundación de beneficencia en conjunto con la compañía de telefonía celular, su número resultó premiado con un automóvil y una considerable suma de dinero, y se le proporcionan un número telefónico al cual el ‘afortunado’ debe marcar para reclamar su premio; en dicho número contesta una persona que se ostenta como funcionario de la ‘oficina de rifas y sorteos’ de la Secretaría de Gobernación, dice a la víctima que en efecto se ha ganado un premio, y que a fin de que le sea entregado inmediatamente, es necesario un último trámite, consistente en depositar un porcentaje del valor total del premio. Curiosamente, los que más realizan este tipo de llamadas son tipos con acento norteño y que tienen a la mano los jingles de la compañías de telefonía celular.

Si la víctima realiza el depósito, es posible que los delincuentes le digan que, precisamente debido a ello, su número volvió a entrar al sorteo y resultó premiado ahora con una casa, solicitando un nuevo depósito de dinero.

 5. ARTÍCULOS EN OFERTA. El delincuente llama a la potencial víctima ostentándose como ejecutivo de ventas de una importante tienda departamental, asegura tener un lote de computadoras portátiles u otros artículos costosos, y haber recibido indicaciones del gerente general, en el sentido de ofrecer tales artículos a los clientes distinguidos de la tienda a un precio preferencial; afirma que el número al que está marcando aparece en sus registros como el de uno de sus clientes más distinguidos, motivo por el cual le ofrece el o los artículos a menos de la mitad de su precio, pero le solicita que se decida y haga el depósito del importe a la mayor brevedad posible, puesto que hay muchas personas interesadas en la oferta.

Por desgracia, el delito de extorsión telefónica, como otros  que ocurren en México, no son denunciados a las autoridades; en muchas ocasiones, se debe  a la ignorancia sobre cómo hacer la denuncia y a la eterna desconfianza que se tiene de las autoridades. Además, hay que reconocer que el proceso de investigación de este tipo de ilícitos puede ser tardado, lo que aumenta las suspicacias ciudadanas respecto a la efectividad de las instancias procuradoras de justicia.

¿QUÉ SE DEBE HACER ENTONCES ANTE LA EXTORSIÓN TELEFÓNICA?

 Lo primero que se debe de hacer el guardar la calma ante la llamada telefónica del extorsionador. Es evidente que la emoción de haber ganado un premio o la angustia de un supuesto familiar secuestrado, no permiten pensar con claridad y se cae en el error de hablar más de la cuenta, que es a lo que le apuestan los criminales precisamente. En ambos casos es recomendable no dar ningún tipo de información , si se trata de un supuesto secuestro o de un familiar detenido, colgar inmediatamente y comunicarse directamente con el familiar en cuestión; si se trata de premios no dar información alguna sobre cuentas bancarias, referencias personales o familiares ni depositar crédito de teléfono celular a los números que el extorsionador indique.

Finalmente y aunque pareciera algo engorroso o inútil, es fundamental hacer la denuncia a las autoridades correspondientes. La PGJ ofrece a la ciudadanía el 01 800 975 57 76 que es un teléfono a nivel nacional para orientar a la población sobre qué hacer ante esta actividad delictiva y se puedan hacer las indagatorias necesarias.

Como ciudadanía debemos asumir nuestra responsabilidad en lo referente al combate a la delincuencia. Reconocer que  en muchas ocasiones las autoridades llegan a ser rebasadas por los  criminales  porque la ciudadanía se sumerge en la  indiferencia y la resignación ante los delitos de los que son víctimas; de ahí la importancia de informarse y hacer las denuncias correspondientes.

¿Que puede ser engorroso y tardado? Es posible, pero a la larga valdrá la pena.

La Juventud Rebelde,  Una necesidad para el futuro de México

Mtro. Israel Pérez Valencia.

El 17 de diciembre de 1999, la asamblea general  de la Organización de las Naciones Unidas (ONU), aprobó la recomendación  de la Conferencia Mundial de Ministros de Asuntos de la Juventud, para que se declarara el 12 de agosto el Día Internacional de la Juventud, una fecha que invita a la reflexión respecto al conocimiento de la situación global de los jóvenes, el comprender sus necesidades o aspiraciones y sobre éstas, el  establecer políticas públicas que les permitan su desarrollo pleno en la sociedades de todo el mundo.

Hacer una pausa para reflexionar sobre este tema es una necesidad imperiosa, si tomamos en cuenta que son precisamente los jóvenes los que tendrán la responsabilidad de manejar los destinos del mundo en unos cuantos años.

Ante este panorama ¿Están los jóvenes lo suficientemente preparados y consientes de la responsabilidad que van a adquirir? En el caso de nuestro país ¿Cuáles son los jóvenes que necesita México?

Es un hecho que los jóvenes mexicanos no cuentan con todo lo necesario para cambiar este país y hacerlo algo mejor, se tiene una deuda histórica respecto a sus oportunidades de crecimiento personal y profesional que los tienen sumidos en la resignación y la incertidumbre.

Pero conviene señalar que este panorama puede cambiar en muchos sentidos, si los jóvenes de este país adoptan una actitud rebelde hacia su entorno.

Y no se trata de emular la trasnochada telenovela del Canal de las Estrellas ni nada por el estilo. Más bien una rebeldía enfocada a asuntos más profundos y comprometedores.

Los jóvenes deben ser rebeldes para desafiar a sus padres, que en una falsa lógica de lo que es la protección hacia los hijos, les solapan ser de los que “ni estudian ni trabajan” o las lamentables “mientras me caso”, las que vislumbran su destino como afables amas de casa dependientes de su marido.

Rebeldes contra el sistema que los empuja a ser individualistas y centrar su vida en el exclusivo éxito personal, a los que solo les interesa su propio beneficio y que nunca voltean a ver su entorno y lo que podrían aportar a él.

Rebeldes contra los que les invitan a desafiar  solo los límites de su cuerpo y no los de su mente o pensamiento. Esos que les abren las puertas para  vivir en el intolerante mundo de la imagen y las apariencias, lleno de superficialidad y vacío.

Rebeldes contra los hombres y mujeres del poder que ponen en duda sus capacidades y anhelos. Los que les cierran las puertas con la idea de que ustedes no serán capaces de tocar en otras.

Rebeldes contra la ignorancia, la pasividad y la resignación estéril.

Rebeldes contra los que les pongan límites a sus sueños.

Y sobre todo, rebeldes contra los que creen que los jóvenes no pueden asumir el compromiso de echarse el país a cuestas dentro de unos años.

Nuestro país necesita urgentemente que sus jóvenes tomen conciencia de quiénes son y de lo que deben de hacer; que, como dijo el poeta Mario Benedetti, no busquen salvarse, que no reserven del mundo sólo un rincón tranquilo para resguardarse e ir sobrellevando su existencia.