Artículo.

 

Marx, padre de la publicidad moderna.

 

Mtro. Israel Pérez Valencia

 

Si Karl Marx pudiera levantarse de su tumba sólo un instante, y le diéramos la oportunidad de contemplar el mundo actual a través de la televisión, seguramente se desplomaría al ver que gran parte de sus ideas económicas y políticas han sido desplazadas por conceptos como globalización y libre mercado.

 

Pero por otra parte, Marx podría estar feliz al mismo tiempo, al ver que muchas de sus predicciones tuvieron una exactitud que podrían ser envidiadas hasta por el propio Nostradamus. No es para menos, Marx manifestó en obras como Teorías de la Plusvalía, El Capital y Contribución a la Crítica de la Economía Política El concepto de fetichismo mercantil, un fenómeno que en la publicidad moderna resulta indispensable. Suena extraño y hasta contradictorio, pero así es.

 

El estudioso del marxismo, Ludovico Silva, analizó en su ensayo Alicia en el País de las Mercancías  que el fetichismo mercantil se basa en la personificación de la cosificación, es decir, que el capital mismo, que es una razón social, aparece como una cosa, pero además, como una cosa se enfrenta al trabajador como un objeto hostil y ajeno.

 

De ahí, dice el autor, que Marx bautice a la mercancía como un ente físicamente metafísico, el objeto misterioso que siendo una cosa se comporta como persona; siendo un producto se enfrenta hostil al productor, y todo ello a la alquimia capitalista de las relaciones de producción.

 

Marx afirmaba: “En cuanto empieza a comportarse como mercancía, la mesa se convierte en un objeto físicamente metafísico, no sólo se incorpora en sus patas encima del suelo, sino que se pone  frente a todas las demás mercancías y de su cabeza de madera empiezan a salir antojos mucho más peregrinos y extraños, la mesa rompe a bailar por su propio impulso”.

 

Ludovico Silva entonces descubre la profecía marxista: ¿Qué son la radio y la televisión sino mercancías “que se ponen de cabeza frente a todas las demás mercancías”? ¿Mercancías que hablan de las mercancías?

 

La personificación de las cosas, dice Silva, es una insólita realidad de nuestro mundo actual, lleno de aparatos que hablan  y de científicos sociales que no se atreven a hacer la menor consideración si no les es dictada por una computadora. La televisión no es un fetiche tal sólo por ser una mercancía, es un súper fetiche, nos habla todo el día de mercancías y nosotros la aposentamos en nuestra casa como un “fetiche religioso”, concepto que usa Marx cuando hablaba de que el capitalismo es una “religión diaria”.

 

Además, de la televisión aparecen mercancías que hablan de sí mismas y que se hacen su propia publicidad y cada día se da más el caso de que no se limita a hablar de ellas y proclamar sus excelencias, sino que las presenta como si fueran personas y las deja que ellas mismas nos cuenten su historia. Este fenómeno es la más genuina comprobación de que el fetichismo del que hablaba Marx no era una mera fórmula literaria o metafísica.

Así, después de conocer este concepto de fetichismo mercantil el famoso Tigre Toño de Kellogg´s, el Pollo Feliz, Pancho Pantera y el tamarindo Pelón Pelo Rico, entre otros, han descubierto una paradójica rama de su árbol genealógico.

 

Marx por su parte, regresará molesto a su tumba, con la idea de que le plagiaron sus conceptos para crear algo muy contrario a su filosofía, por lo que habría que considerar que si Marx volviera a vivir, tal vez sería globalifóbico.

 

 

8 DE SEPTIEMBRE, DÍA INTERNACIONAL DEL PERIODISTA.

Mtro. Israel Pérez Valencia.

El 8 de septiembre, se conmemora en todo el mundo el Día Internacional del Periodista, en honor al un hombre que se dedicó hasta la muerte a informar, sin temer a los riesgos que ésto conllevaría.  Hablamos del escritor y periodista checo de origen judío, Julius Fucik, quien fué víctima de las atrocidades del nazismo y murió tras ser torturado en esta misma fecha, pero de 1943. Desde 1968 la Organización Internacional de Periodistas instituyó el 8 de septiembre como el Día del Periodista, en honor a la lucha antinazista de Julius Fucik. Su dedicación a la labor periodística y a la denuncia en favor de la sociedad es un ejemplo para los periodistas de todas las generaciones.

El Día Internacional del Periodista llega a nuestro país en medio de una turbulencia, donde  el ejercicio periodístico se ha convertido en todo un reto al peligro en varias partes de México.  La guerra contra el narcotráfico y la delincuencia organizada ha dejado un saldo importante de “daños colaterales periodísticos”, es decir, reporteros y comunicadores que han fallecido en diversas circunstancias, lo que ha provocado que México continúe siendo el segundo país más peligroso para ejercer el periodismo en el mundo, sólo detrás de Irak, con treinta víctimas en los últimos tres años.

No obstante, en México existen otros factores que atentan contra el oficio periodístico, y que es importante resaltar si de lo que se trata es de hablar de la libertad de expresión, un término que últimamente ha sido muy prostituido para ocultar otros aspectos más graves, como pueden ser:

La poca preparación de los reporteros y comunicadores, que ignorantes de lo que es el oficio y los factores de interés periodístico, reducen su  chamba a sacar la “nota banquetera”, a “chacalear” en un evento grande, traspasar el boletín oficial, redactar la nota pagada, generar un escándalo mediático a través de información no confirmada o cubriendo la conferencia insulsa de un político que no da una información interesante, pero sí un desayuno rueda de prensa.

El arriesgue inútil de la vida cubriendo fuentes de información que son peligrosas para su integridad, como lo es los oscuros mundos del narcotráfico o la corrupción política, en aras de conseguir más rating para el medio, obtener un beneficio personal o la necesidad de satisfacer un ego incontrolable.

El valor que se le da a la libertad de expresión no es directamente proporcional a los mártires que se contabilicen por la causa. Desafortunadamente esta falsa percepción de lo que es el oficio periodístico, ha provocado que muchos reporteros se conviertan, sin querer queriendo, en voceros de las organizaciones criminales, lo que trae consigo la adjudicación gratuita de enemigos que pueden hasta acabar con su vida.

Y finalmente la falta de sensibilidad del periodista respecto a las necesidades de información del entorno que lo rodea. Existen muchas otras temáticas de interés público que los pleitos de lavadero en el congreso o lo dimes y diretes de políticos señalados por actos de corrupción. El ejercicio del periodismo de investigación puede lograr la producción de materiales informativos que aborden problemáticas de fondo y que sean útiles a los lectores, radioescuchas o televidentes.

Existen numerosas temáticas qué investigar y que sí son parte de las necesidades de información que tiene la sociedad. En este Día Internacional del Periodista, recordemos a los colegas caídos, y hagamos una profunda reflexión respecto a la responsabilidad social que tiene el informar, más allá de los intereses políticos y económicos que rodean al medio de manera implícita. La gente adora estar bien informada, por lo que siempre estará ávida de medios de comunicación veraces y sobre todo responsables del compromiso que implica dar a conocer información útil a la sociedad.

Twitter: @Israelpv73

Artículo.

SEPTIEMBRE Y LOS SENTIMIENTOS DE LA NACIÓN.

 

Mtro. Israel Pérez Valencia.

 

Para todos los mexicanos, septiembre es el mes donde el nacionalismo fluye apasionadamente por nuestra sangre mestiza. En septiembre no importa la situación económica, política o social del país, e incluso, los dolores de cabeza que nos producen las jornadas de trabajo, el tráfico o el vecino fastidioso. Los mexicanos nos despegamos de aquello que nos enfrenta, pues al fin y al cabo el punto en común es que en septiembre, todos nos sentimos orgullosos de nuestro origen, y el amor a la patria es innato a nuestra personalidad y el principal factor de integración social.

 

Por si fuera poco, tuvimos la fortuna de que dos de nuestras fiestas más importantes, la Independencia y la Revolución, las separó el destino exactamente con cien años de distancia, lo que nos dio la oportunidad de que en el 2010 pudiéramos recordar ambos acontecimientos que determinaron lo que es México en la actualidad, una nación amante de su independencia y soberanía, en la búsqueda permanente de la democracia y la justicia social.

 

Los mexicanos estamos obligados conocer nuestra historia para explicar nuestro presente y sustentar nuestro futuro, por ello las instituciones gubernamentales han enfocado importantes esfuerzos en difundir los acontecimientos más importantes de ambos movimientos históricos adecuándolos a públicos específicos, desde la producción de material en dibujos animados para niños y jóvenes, hasta la repartición compilaciones de la historia de México basadas en reconocidos académicos como el maestro Luis González y González.

 

Con este acceso a la información, nos podemos dar cuenta que septiembre es un mes mucho más allá del movimiento armado de Miguel Hidalgo y Costilla, Ignacio Allende y la corregidora Josefa Ortiz de Domínguez; celebramos también el fundamento constitucional que tenemos en la actualidad.

 

México ha sido un país reconocido en todo el mundo por lo avanzado de su pensamiento legislativo, al grado de que por ejemplo, la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos de 1917 se considera adelantada a su tiempo y circunstancia histórica.

 

Esto se debe a que en nuestro pasado han existido notables pensadores cuyo sentido de prospectiva les hizo mirar lo que podría ser nuestro país después de los movimientos armados. Uno de ellos, es sin duda el generalísimo José María Morelos y Pavón, que pasó de ser un sacerdote en su natal Michoacán a  un estratega militar de fama internacional, admirado incluso por el emperador francés Napoleón Bonaparte, quien llegó a asegurar que con cinco generales como Morelos podría conquistar el mundo.

 

No obstante, el pensamiento de Morelos iba mucho más allá de lo militar. También era un hombre de letras y pensamiento humanista, por lo que en 1813, en medio del conflicto armado,  convocó al llamado Congreso de Chilpancingo, donde presentó el que quizás es el documento de mayor importancia en la historia constitucional de México: Los Sentimientos de la Nación.

 

En este escrito, el generalísimo planteaba las bases jurídicas de lo que fue la primera constitución mexicana, un conjunto de declaraciones que traen los fundamentos para el establecimiento de un  gobierno dividido en poderes, la igualdad ante la ley de todos los mexicanos, la justicia social y la defensa a la soberanía nacional ante las demás naciones del mundo.

 

Los Sentimientos de la Nación se convirtieron en la punta de lanza para que el Congreso de Chilpancingo comenzara los trabajos para la promulgación de la llamada Constitución de Apatzingán en 1814, que entre otras cosas, proclama la independencia de México, rechaza la monarquía, y rescata del pensamiento de Morelos el principio de soberanía nacional y el establecimiento de un sistema republicano de gobierno.

 

México es un país que ha forjado su destino no sólo en los movimientos armados, sino también en la participación de hombres y mujeres que aportaron su pensamiento político. José María Morelos es claro ejemplo de que México es una nación forjada con sangre e ideas, y eso es algo que se debe reconocer, valorar y celebrar en este año del Bicentenario.

 

 

Fuentes de información.

González y González, Luis (2010) Viaje por la historia de México. Ed. Clío, Libros y Videos. Primera reimpresión. México.

Sentimientos de la Nación. Portal de Internet del Instituto Nacional de Estudios Históricos de las Revoluciones de México.

Dirección:

http://www.inehrm.gob.mx/pdf/sentimientos.pdf

Fecha de consulta: 17 de agosto de 2010