Publicado en Educación

De suite101.net

Formación ética y social para universitarios

Una necesidad en la educación superior en México.

Mtro. Israel Pérez Valencia.

La vida moderna, basada en el individualismo a nivel profesional requiere la  recuperación de la ética y los valores sociales en la educación superior.

Leer más en Suite101: Formación ética y social para universitarios: Una necesidad en la educación superior en México | Suite101.net http://israel-perez-valencia.suite101.net/formacion-etica-y-social-para-universitarios-a11983#ixzz1nWW42UbA

Publicado en Educación

Manual del Votante Responsable

Estimado lector:

En un esfuerzo por promover un ejercicio democrático inteligente por parte de la ciudadanía, dada la proximidad del proceso electoral de julio de 2012, Enlace México  y Mediando ofrecen el Manual del Votante Responsable, una serie de artículos que buscan concientizar a los lectores sobre la importancia de participar activamente en la democracia mexicana mediante un sufragio comprometido.

Capítulo 1: Las promesas de los políticos.

Capítulo 2: Los obsequios de los políticos.

Capítulo 3: Conoce a los políticos.

Capítulo 4: El fantasma del Abstencionismo.

Capítulo 5: El valor real de las encuestas electorales.

Capítulo 6: De la guerra sucia y cosas peores.

Capítulo 7: La inutilidad del voto nulo.

Capítulo 8: Las propuestas políticas las hacemos todos.

Capítulo 9: La participación activa el día de la elección.

Capítulo 10: El seguimiento de los elegidos.

Publicado en Educación

¿QUÉ LE PASA A LAS MUJERES EN MÉXICO?

Mtro. Israel Pérez Valencia

1953 fue uno de los años más significativos para la historia política de nuestro país. Después de haber recogido el sentir de gran parte de la población en su campaña electoral, el presidente Adolfo Ruiz Cortines cumplió el compromiso, y el 17 de octubre de ese año, promulgó las reformas constitucionales necesarias para que en México se reconocieran los derechos políticos de las mujeres otorgándoles la facultad de  votar o ser votadas, y con esto asumir también la gran responsabilidad de participar activamente en la vida democrática del país.

LA POCA PARTICIPACIÓN POLÍTICA DE LAS MUJERES EN MÉXICO.

Sin embargo, el reconocimiento de los derechos políticos de las mujeres no fue una conquista fácil. De entrada, había la suspicacia presidencial de que las mujeres en México serían apáticas hacia la política, por lo que el reconocer su derecho al voto no resultaría en sí algo muy significativo en el sistema político, pero al menos se cumpliría un anhelo que en el papel significaba la búsqueda de la igualdad de derechos entre hombres y mujeres.

Con el tiempo, la tesis de Ruiz Cortines resultó ser cierta. Al parecer, la gran victoria obtenida en  1953 no fue suficiente para que las mujeres exigieran el participar de manera más activa en la vida política. La historia nos demuestra que las mujeres mexicanas no han querido asumir los  compromisos que implican sus derechos políticos, ni han procurado exigir a los partidos ni a la sociedad la oportunidad  de acceder a cargos públicos.

Basta con ver los porcentajes de mujeres que están involucradas en las diferentes instancias del gobierno para verificar que, además de otros factores como la discriminación y el machismo  palpable, existe también una apatía femenina hacia el involucramiento en la política. El porcentaje de diputadas, senadoras, gobernadoras o alcaldesas no llega al 30% a nivel nacional.

EL FENÓMENO PEÑA NIETO Y SU IMPACTO EN LAS MUJERES MEXICANAS.

Aunque siempre prevalecen las numerosas excepciones, mujeres notables que emplean su talento y capacidades en analizar de manera muy precisa la política mexicana e incluso, participando activamente en la sociedad a través de candidaturas, asociaciones civiles o grupos organizados de apoyo a algún sector de la población,  en  2012 muchas de las mujeres en nuestro país  participaron en la política cegadas por un fanatismo inusitado hacia cierto personaje político, dejando a un lado aspectos fundamentales de su condición femenina, como los son el respeto propio, la dignidad y su imagen pública.

Se trató del fenómeno político llamado “Enrique Peña Nieto” del Partido Revolucionario Institucional (PRI). Desde su aparición en la palestra política, este personaje se ha vio favorecido por una gran cantidad de mujeres, desde jóvenes hasta amas de casa, que viero, en él a un hombre joven y atractivo, algo que no se había visto en la política mexicana desde el presidente Adolfo López Mateos, que resultó ser más famoso por su atractivo hacia las mujeres que por su desempeño como jefe del Ejecutivo en los años sesenta.

El impacto de Peña Nieto sobre muchas mujeres del Estado de México, fue puntualmente detectado por los analistas del PRI, que lo vieron como un importante capital político para llevarlo a la gubernatura, la que ciertamente ganó, en  parte muy importante, debido al apoyo y organización de mujeres mexiquenses en la campaña política. Inmersas en su fanatismo efervescente, a estas mujeres no les importó en lo más mínimo la preparación o la experiencia del personaje, les bastaba simplemente que fuera “el más guapo de la contienda” para trabajar arduamente en su campaña y llevarlo de su mano al gobierno del estado.

EL FENÓMENO PEÑA NIETO, A LA ESFERA NACIONAL.

Desde entonces, y viendo los resultados electorales, en el PRI quedó más que claro que Peña Nieto debería de ser su candidato a la presidencia de México en el 2012. Para ello, diseñaron una plataforma de marketing político basada en la proyección constante en los medios de comunicación, particularmente Televisa, donde se logró una vinculación afectiva con sus artistas y hasta sentimental, al comprometerse con la actriz Angélica Rivera.

Al mismo tiempo, la nueva familia del jet set político, una especie de Camelot a la Mexicana, se exhibió no solo en la televisión, sino también en las revistas del corazón y chismes del espectáculo cuyo público target son precisamente mujeres de los diferentes estratos sociales, por lo que la penetración ha sido cada vez mayor.

Como resultado, el fenómeno “Peña Nieto” experimentado en el Estado de México se masificó notablemente, llegando incluso al fanatismo inexplicable por parte de muchas mujeres a nivel nacional, que consideraban al candidato priista un verdadero ídolo popular, al que no solo acompañan en sus presentaciones públicas, no para escuchar su discurso u oferta política, sino para tomarse fotografías con él, crear clubes de fans en redes sociales donde expresaban “su gran amor por Peña Nieto”, compartieron fotografías y videos “hot”, defendiéndolo de sus adversarios e incluso, expresaron cualquier tipo de insinuaciones hacia el político mexiquense como puede verse en el siguiente enlace:

http://www.yoamoaenriquepenanieto.com/2011/08/las-fans-de-pena-nieto.html

¿Qué está pasando en este país como para que algunas mujeres sean capaces de hacer a un lado su dignidad, autoestima o virtuosidad,  en aras de expresar un fanatismo lamentable ofreciéndose a un personaje político que lo único que  deseó de ellas, por obvias razones, fue su voto en las elecciones presidenciales?

¿De qué sirvieron entonces los esfuerzos y las constantes luchas por defender la dignidad y el respeto hacia las mujeres víctimas de discriminación, acoso sexual, abuso y violencia cuando un puñado de ellas (incluso hasta casadas y con hijas) se expusieron a los medios en los mítines políticos con cartulinas que dicen: “Peña bombón, te quiero en mi colchón” para manifestar su simpatía hacia este personaje político?

Y sobre todo ¿Un candidato “guapo” fue el único estándar de estas mujeres para elegir a un presidente? ¿Acaso la preparación o experiencia como servidor público es algo que se puede dejó de lado?

El reconocimiento de los derechos políticos de la mujer de 1953, fue un gran logro que no se debe banalizar con el fanatismo a un personaje. Es respetable el derecho de las féminas a tener una afinidad  por el candidato de su preferencia, sin embargo no se debe de olvidar que México necesita de mujeres más comprometidas, exigentes, informadas y sobre todo, conscientes de la importancia de su papel en la sociedad; eso implica que asuman el compromiso social de buscar los espacios de participación activa y útil en la vida política nacional, haciendo a un lado actitudes o comportamientos que solo promueven el machismo y la discriminación que tanto las han golpeado durante todos estos años.

Mujeres, no fallen.

Comentarios en Twitter: @israelpv73